LA BOMBA DE CALOR SE CONVIERTE CADA VEZ MÁS EN EL PRINCIPAL SISTEMA DE CALEFACCIÓN EN UN GRAN NÚMERO DE HOGARES

22/04/2022

Artículo elaborado por Daikin España

El precio de los costes de la energía se ha incrementado notoriamente en el último año, llegando incluso a valores cercanos al 300% en función de la fuente de energía. Esta escalada, se produce durante finales de 2021 e inicios 2022 como consecuencia de la inflación y se ve propulsada con el conflicto entre Rusia y Ucrania. El incremento de precios de los combustibles fósiles produce a su vez un incremento en los costes de la energía eléctrica al regirse España en base a las reglas de un mercado marginalista, en el que el precio final de la electricidad se fija por el cruce entre la curva de producción y demanda, sin importar los precios de las tecnologías de generación eléctrica más económicas.

 ¿CÓMO AFECTA EL INCREMENTO DE LOS PRECIOS EN LOS COSTES DE CALEFACCIÓN DE UNA VIVIENDA?

En el presente estudio, se pretende conocer qué tipo de tecnología (aerotermia, caldera de gas natural y caldera de gasóleo) se encuentra menos afectada por este entorno político-económico.  Se considera una inflación promedio del 9% en las 3 tecnologías (muy inferior a la sufrida en este último año), una vivienda tipo con una demanda de 11.000 kWh térmicos anuales en calefacción, los precios de la energía provienen de la tarifa de libre mercado de una gran comercializadora (electricidad a 0,24€/kwh, gas natural a 0,15€/kwh y gasóleo a 0,16€/kwh) y la  eficiencia media estacional para cada tecnología es la siguiente:

  • Bomba de calor: 450%
  • Caldera de gas natural: 92%
  • Caldera de gasóleo: 92%

En el gráfico se representa en eje de abscisas diferentes escenarios temporales y en el eje de ordenadas principal los costes anuales de calefacción asociados a cada tecnología. Se incluye un eje de ordenadas secundario con el incremento porcentual de cada tecnología respecto a la referencia de 2021.

Como puede verse, los costes asociados a la bomba de calor en 2022 suponen un incremento del 220%. En gas natural suponen un 304% y en gasóleo un 195%. Aunque en valor porcentual pueden ser valores bastantes parejos, si prestamos atención a los valores absolutos es cuando se encuentran las grandes diferencias. Al ser la bomba de calor una tecnología ultra-eficiente (rendimientos que pueden llegar incluso al 600% dependiendo el clima), grandes incrementos en los precios de la energía tendrán una menor repercusión en la bomba de calor en comparación con la tecnología de combustión tradicional. Por ejemplo, si comparamos electricidad y gasóleo cuyo incremento porcentual es bastante parecido, la factura en valor absoluto se incrementa en 323 € entre 2021 y 2022 en la bomba de calor. Mientras que en la caldera de gasóleo dicha cifra asciende a 885 €.

¿CÓMO AFECTA EL INCREMENTO DE LOS PRECIOS EN EL RETORNO DE INVERSIÓN DE UNA BOMBA DE CALOR?

Como se ha visto anteriormente, este incremento en los costes variables, favorece y mucho, a la tecnología de bomba de calor. Es por ello, que ahora se plantea desde un punto de vista de amortización. Se considera un coste de equipos e instalación de 7000€ para la bomba de calor, 1500€ para la caldera de gas de condensación y 3500€ para la caldera de gasóleo de condensación. El rendimiento considerado para el estudio es de 450% para la bomba de calor y de 92% para ambas calderas.

La amortización del equipo de aerotermia vendrá del ahorro generado durante la explotación de la instalación. Se compara la tecnología de bomba de calor contra la caldera de condensación, cuyos costes energéticos son inferiores a la de gasóleo. Se consideran tres escenarios de inflación del 6%, 9% y 12%.

Como puede verse en el gráfico en el año 0 se empieza con un flujo de caja de -5500€ que es la diferencia de precio entre la instalación de una caldera de gas natural y la bomba de calor. Durante los primeros años se produce un ahorro de en torno a 1200€ que se irá incrementando hasta los 4100€ al cabo de 15 años como consecuencia de la inflación. En todos los escenarios considerados, el retorno de la inversión se produce en el año 4 y a partir de esta fecha, es ahorro generado por el equipo de aerotermia en comparación con la caldera de gas natural. Si observamos el acumulado, después de 15 años habremos obtenido un ahorro potencial de 30.500€.

CONCLUSIONES

El presente comparativo demuestra el por qué la bomba de calor se está convirtiendo en el principal sistema de climatización en cada vez un número mayor de hogares. Además de ahorrar emisiones de efecto invernadero, tener una eficiencia muy por encima del resto de tecnologías y ser un equipo todo en uno, producción de calefacción, refrigeración y ACS, permite lograr unos ahorros energéticos inigualables. Otra conclusión que se debe tener en consideración es que a mayor demanda energética mayor será el potencial ahorro que tendremos en nuestros hogares. Por lo que viviendas unifamiliares de gran superficie, viviendas mal aisladas o viviendas ubicadas en climas medios o climas fríos tienen todavía incluso un mayor potencial de amortización.